dimarts, 24 de novembre de 2009

Apoyó su cabeza en mi pecho, escuchando el latido de mi corazón que bombeaba desbocado, cansado, nervioso.Que se salía de su sitio, que brincaba feliz por toda la habitación a oscuras. Me miró a los ojos...y mi pequeño corazonzito herido explotó,huyó de mi cuerpo. Se juntó con el suyo, demasiado tarde. Compartiendo la misma sangre alterada....Luchando contra la distancia, buscando la libertad. Y sí, fue demasiado tarde. Demasiado tarde para mí. Demasiado tarde para olvidar sus ojos, demasiado tarde para olvidar como flotábamos sobre la realidad ésa noche. Sólo existieron, por un instante, su cuerpo y el mío, una aglomeración de sueños cumplidos en un mismo segundo, minuto, hora, noche.

dilluns, 9 de novembre de 2009

diumenge, 8 de novembre de 2009

diumenge, 1 de novembre de 2009

SensaZioneS de bajóN

El amor es una droga. La peor de todas. Probar el amor es entrar en trance. Un millón de vozes y sonidos que se transforman en un callejón sin salida. En un eco monótono y desagradable. El delirio, los pitidos y el humo denso que envuelve una mente nublada y desprotegida. Afortunadamente, sólo por un momento. Después se recupera la calma eterna, la indiferencia y la tristeza. Pero falta ése algo, las sonrisas son forzadas, te acostumbras a ésa rutina, vives encerrado en una fina burbuja suspendida alrededor de tu vida. Lo que sucede ahí fuera, el tiempo, lo vives todo en segunda persona. Los colores se neutralizan, estiras tu mano y no alcanzas nada, sólo un vazío que se interioriza, acabas siendo tú mismo una parte vazía. Pero eres consciente de que tu situación es muy diferente a la de los demás, de los que circulan fuera de tu mundo particular, en ésa aglomeración de vida, en ése tránsito constante. Aunque por una parte deseas alguien para compartirte, alguien para no callar los secretos, alguien a quien susurrar, alguien para despertar a su lado y sentir la calor de su cuerpo. Ése alguien tiene nombre,y tú lo sabes muy bien. Y cualquier día cruzará tus fronteras y flotará contigo en ése vazío interminable, uniendo su vazío con el tuyo.