diumenge, 6 de maig de 2012

Apágame los ojos: puedo verte; ciérrame las orejas: puedo oírte, y sin pies puedo andar hacia ti, y aun sin boca puedo invocarte. Arráncame los brazos y te asiré con el corazón como con una mano, detén mi corazón y latirá mi cerebro, y si incendias mi cerebro te llevaré en mi sangre.

dijous, 3 de maig de 2012

Alienada en el exilio de la melancolía confundieron mis ojos velos de sombra y humo más no puedo albergar en mis desidias otra cosa que profundo orgullo por pertenecer a la cara oculta de la luna por caminar la senda de los perdedores y tropezar allí con los huesos de tantas otras almas vaciadas al abismo, reducidas a polvo de estrellas cristales de pureza enterrados en la tumba de la sabiduría no puedo hacer más que besar la tierra que mi corazón sació de anhelada tristeza. Mis solitarios días y noches me cercioraron al fín de la oscura finalidad de la vida todas las criaturas de este mundo están solas ante él mi realidad se halla en algún submundo de mi consciencia una dimensión remota en la que me introduzco cada noche y me recuerda que sólo me tengo a mí en mi vida y que mi camino es mío y yo lo recorro que todos parten hacia otras sendas que a veces te acompañan pero nadie se queda y aún faltan muchas millas que andar muchos miedos que dejar atrás viejas artimañas del pasado que superar y al final del túnel... está la verdad... y si no lo está, quedará pendiente por buscar y en vida se encontrará o con todo empeño eso se intentará. Hay que encontrar la libertad cada día, en cualquier hora, de cualquier modo... sin libertad estamos muertos. hay que luchar para que llegue a la persona en cualquier ámbito, en pequeñas dosis si por medios no se puede alcanzarla, hasta al fín poder disfrutarla en su máximo, sentirla en la sangre, corriendo por las venas como un bálsamo de agua que fluye por los ríos del alma.