dissabte, 24 de novembre de 2012

Una cucaracha recorre el jardín húmedo de mi chambre y circula por entre las botellas vacías; la miro a los ojos y veo tus dos ojos azules, madre mía. Y cantas, cantas por las noches parecida a la locura, velas con tu maldición para que no me caiga dormido, para que no me olvide y esté despierto para siempre frente a tus dos ojos azules, madre mía.

divendres, 9 de novembre de 2012

Esta mañana comprendí que el espejismo que me hechiza no dista de una simple alucinación puesto que el fetiche se halla perdido en el polvo del universo a años luz de mi abrazo helado Y que tras una sucesión de días secuenciales como tomas falsas de una película de visionado insulso de tiempo que muere en mis brazos ahogándose en un sueño inalcanzable todo se reduce a quien dice que la vida es un interminable ensayo y que morimos en el intento de darle sentido al sinsentido del transcurso de la vida. Prestando mi frío aliento a cambio de cobijo, calentando huesos para olvidar por segundos la crueldad innata que nos rige. Que huyó aquél incentivo tiempo atrás que se marchó para no destruirme y destruirse y así dejé de sentir placer, sino sucedáneos del grito que me reveló, a mí, hiena perdida, que no volverá mi sueño, que no volverá Y, habiéndome abandonado me tengo que recoger... como perro en carretera para volver a buscar lo imposible, un hogar un lugar donde descansar.