dilluns, 18 de novembre de 2013

Hoy es el último día La lluvia ha barrido mi ilusión Las calles están desiertas y las plantas se ahogan en los balcones. Hay pequeños segundos de vida aprisionados en objetos como un pájaro de hierro y un ramo de flores secas. El tiempo avanza, recurrente sobre las figurillas de porcelana el brazo de la muchacha, roto y la pintura, desgastada por haberse olvidado en un cajón. El mar emite su llamada cavernosa y ella acude puntual a su cita con el horizonte su mano anillada y blanca se despide de mí en un susurro siempre atenta y compasiva, su bondad desaparece entre la bruma y la lluvia. Otro año pasará sin que yo la olvide jamás porque su yugo me ata en un espectro de amistad que alimenta con su abrazo a mi empobrecida voluntad. La lejanía la engullirá en la tempestad de la noche y de nuevo sentiré como la tristeza me envuelve por cada milla que se aleja. Una tristeza demasiado conocida, que a veces se resiente y huye y no quiere volver a verla pero ella vuelve, y lleva pan y agua a mi prisión de cristal. Y un fresco soplo de vida se filtra en la neblina, y vuelvo a olvidar que no es más que una visita esporádica, y que su sonrisa no es mía, que es compartida. Dos, tres años han pasado ya y yo la esperaré sin saber bien por qué.

dimarts, 29 d’octubre de 2013

Dos perdedores que cabalgan libres sobre el tablero de ajedrez o sobre una llanura inexpugnable Dos cómplices del hedoné Uno vacío y el otro lleno Uno aprendiz y el otro maestro Dos vagabundos que llenan sus barrigas de vino en un banco cualquiera de Coney Island Y sin conocerse y sin mirarse y sin hablar se conocen y se miran y hablan. Dos viejos homosexuales que se pelean como gallinas y luego se abrazan entre lágrimas como huérfanos desvalidos Dos violinistas que pierden el tempo y la partitura y que, poseídos por un arrebato de pasión, tocan a ciegas las cuerdas en un vals Dos cinéfilos compartiendo cultura en un café Dos melómanos estremeciéndose con un solo de saxofón Dos ladronzuelos huyendo de la horca, dos nobles decadentes y arruinados aunque elegantes Dos gatos callejeros sin rumbo ni hogar, Dos borrachos que acaban en los diques del puerto Tumbados en el suelo oyendo el murmullo del mar y el atronador sonido del barco al partir Todo eso somos tú y yo

dijous, 12 de setembre de 2013

VOID

El barco desasió sus largos anclajes con un ruido sordo una mota de polvo entró en mis pupilas y cuando al fín pude abrir los ojos el barco se alejaba ya, como un espejismo de muerte. Contemplaba como la nave huía de mí con todos mis recuerdos valiosos esparcidos por la cubierta y todas las lágrimas aún por derramar y las velas tintadas de negro por toda la ponzoña que se resiste en mi interior y la playa quedó asolada y vacía como yo y yo sentía una devastadora a la par que extraña fuerza, casi espiritual que, como si de una estrecha cuerda se tratase, empujaba mi cuerpo hacia las olas del mar, arrastraba mi alma bañada en culpabilidad. Un sentimiento indeterminado fluye por las corrientes algo que nunca antes había sentido aunque, como soñadora, había percibido. He pasado un largo tiempo rezando lamentándome, pidiendo a gritos que la cuerda intangible que me sostiene en tierra me lleve a alta mar y me conduzca a ciegas, flotando en aguas serenas a su navío extraviado, a un pequeño espíritu de niño encerrado en el cuerpo de un anciano. Se escucha en la lejanía un grito desolador que aúlla y ladra en su sed de vivir de agotar todo lo que unas manos puedan atrapar, que habiéndose perdido en la tempestad de la senectud quiera volver a sentirse insignificante y dichoso como un muchacho moreno y de rasgos pícaros corriendo y saltando por un árido campo siciliano. Y yo, hechizada por un espectro desconocido, sigo a nado la distancia inescrutable que algún día me llevará a sus brazos. Porque aquél niño de zapatos blancos y orejas puntiagudas sigue encerrado en un cuerpo viejo y suave y aún puede verse su infantil reflejo en unos ojos brillantes y enrojecidos, y a mí me consume la certeza de ser tan joven y estar tan vacía y carente de vida.

divendres, 3 de maig de 2013

Es admirable la constancia del gusano al devorar un cuerpo, Como también la del perro royendo un hueso, Y la del pensamiento carcomiendo el cerebro. El anochecer mediterráneo despliega sus maravillas sobre los pueblos costeños y en primavera ya nos embarga un ensueño veraniego, cuando las calles se llenan de gente tranquila que disfruta de la brisa que precede la noche, refrescante y llena de aromas de mar. Las olas dormidas buscan la arena a ciegas,y la playa pronto se puebla de gentes ávidas de sol. Aún en plena tormenta se puede escuchar el silbido del viento , que viene del horizonte lejano y esparce en nuestro hogar nuevos corrientes. Y siempre hay algo que recuerda a despedidas, algo vetusto y añejo, que se adhiere a los huesos y vaga en una nube de polvo, y tiñe los paisajes de color azul oscuro. La melancolía merodea en cada calle, se percibe en las flores de los balcones, en las sombras de las farolas y en el aullido lejano de un perro, y mis recuerdos se pierden de nuevo en mis noches. El blanco de las fachadas de las casas, las baldosas rojas de las calles, las terrazas de los bares y la música que resopla en el túnel de mis preciados fragmentos de tiempo. Y qué triste es saber que si algo hay que evocar ya no volverá. Hallarse separado a contra voluntad... La nostalgia emborracha demasiado.
Resulta complicado aprender a convivir con la inercia. A veces, uno siente como si algo oprimiese algo. Urge en nuestro cuerpo la necesidad de romper con el lento paso de los días, que son como copias de un destino que nunca quisimos nuestro. La parte en la que más sufrimiento se da queda por llegar, cuando de repente te das cuenta de que la monotonía domina por completo tu existencia, tanto que aletarga los sentidos, enerva tu ira. No es ningún secreto. No se puede avanzar en la rayuela de la vida con los pies atados y el sabor perdido. * La visión encuentra la luz de la mañana cuando un par de ojos abren las pestañas como dos puertas hacia un nuevo comienzo y nada parece más bonito y brillante que dos pupilas absorbiendo la calidez del día. Fue hermoso levantarse sin letargo y apoyar los pies en el desnudo suelo sin sentir frío. Un gatito se retuerce bañado en luz en su pequeño cuerpo fluyen mis alegrías y mis miedos y puedo ver el abismo de un sueño eterno en la tonalidad de su pelo. Apoyada en la pared como un vigilante de algo muy preciado, de un tesoro atemporal, un vívido y palpitante pedazo de cielo, que permanece unido a mí como la extensión de mi brazo. Un animalito feliz por tomar el sol... me hace pensar en lo fácil que es soñar y en lo frágiles que somos.

divendres, 8 de març de 2013

diumenge, 24 de febrer de 2013

...Y hoy quisiera renacer en la calavera que Bowie besó.

diumenge, 10 de febrer de 2013

AFTER_________ALL*

Viva pero en trance dispongo a desvelar recuerdos de un ayer demasiado lejano Cobijada por l a nostalgia en mi mundo de humo humilde perdedora reacia de mentiras canto palabras que provienen del pozo donde fluctuan mis dudas Tímido lamento que se hace más fuerte y lucha por sus remordimientos débil eco al que yo respondo: No te vayas, no marches lejos hacia donde mi mano no llega ni alcanza. Porque entonces nadie oiría tu feroz grito, tu eterna queja a un mundo enterrado en trincheras, muerto. Tu batalla llega a los confines del ciego y cuando dicha estrella explote, rezarán los ateos y se alzarán los muertos, pues el infierno no está preparado para tanta guerra. Canto yo mi nana a un arcángel descarriado pues nunca fue domado su instinto desbocado Canto yo a un sueño más no desvanece y no nos puede dejar. Y cada noche desvelada baja una perla por mi cara una plegaria olvidada para que el sueño proteja mi nana de invierno.

dilluns, 28 de gener de 2013

El ebrio domador de sueños trató de usar sus manos para amortiguar la inevitable caída; más tales manos, cansadas ya de defenderse de su amo, que suficiente había atentado contra su ya frágil voluntad, desistieron su encarnizada lucha y fallaron el tiro. Fiero ganador de pérdidas, que nunca cesa en sus intentos de reanimar una juventud que no podía ser eterna. Enfundado en su aura incandescente, como una estrella ciega, su furor mitiga y lentamente aleja su órbita, los colosos arden demasiado aprisa y no tienen tiempo para pensar en su mañana. Cada noche es como la última, tratando de encajar recortes de viejas películas con una vida marcada por ellas, divagando en algún momento del pasado que dejó un rastro de inmaculada belleza, para conservar en su mente la antigua fuerza que emanaba su reproducción, como pulsar el botón y ver de nuevo aquél legendario diálogo en la pantalla. Pez que nada por corrientes cristalinas, abriendo los ojos debajo del agua para contemplar la turquesa tonalidad del fondo, aguantando la respiración hasta que no llega el aire a sus pulmones para impulsar su salida y emerger en el mundo como un nuevo ser. Cínico, crítico y sagaz para siempre, atento y dejado, dueño de una feliz tristeza en complemento con una vasta sabiduría que recorre amplias ramas. Cantante de madrugadas,viajero de inviernos. Por descuido dejó un velo de luna en mis brazos, una espina del rosal de su campo, sembrado con semillas únicas. Porque hay algo en su alma que resplandece, una verdad en sus ojos que no puede ser ignorada, que muere por ser escuchada. Descansa en su trono por encima de todo, en su Divina Comedia que sólo él entiende, jugando con el azar y con sus límites, orgulloso de pertenecerse pero cansado de ser el mismo, porque un eco retumba en las cavidades del averno donde se cobija, y cada vez está más cerca. Sigue buscando su instante de pureza que lo lleve hasta un tiempo lejano, donde la vida se llevaba ligera. Porque aveces la nostalgia produce una rara especie de alegría de intensidad demoledora, adictiva como una droga. Y yo sigo aquí deseando que lo logre... Porque soy soñadora y creo en la belleza.

dimecres, 23 de gener de 2013

PROJECT (I) ON. PURPOSES MAKE A POSITIVE LIFE STATE.

diumenge, 20 de gener de 2013

Salí de morfeo, propulsada por el temor de que el sueño se despertara en realidad, porque en él los dientes caen y la frustración no merma Y en un espiral sin retorno se revuelven las muelas rotas, pedazos de identidad perdida que mi mano no alcanza ni yo recuerdo. Un mundo nuevo se retuerce dentro de cada sueño habita en los confines del ser dormido y nunca vuelve a él al amanecer. Un extraño mezcla y remueve la masa de delirios a su antojo. Ilusiones, deseos mareas de sentimientos se vierten cada noche cuando se pierde la consciencia. Cruzo el umbral de la libertad Y vuelo por fín atada a mí misma sin mirar a tierra ...en sueños.