dissabte, 25 d’abril de 2015

Patricia, yo sangré tintando el papel con tus agonías, que a la par fueron mías, póstumo dolor que pinté en una hoja en blanco Esperé que tu pesadilla fuera reconocida más encontré el mismo muro, la misma distancia que nos separa de la realidad el caldo de cultivo del premio resultó ser una búsqueda de lo bonito y naif algo que tu y yo aborrecemos.... Patricia, yo escribí con el embrollo de mis venas una transcripción soñadora de tu fuerza.... más no pude vencer. Patricia, tú y yo nos conocimos como Marilyn conoció al Greco en sueños.