dilluns, 31 d’octubre de 2011

Cayó el telón
...Salió el humo.
Se cerraron las puertas del hospicio
...Volví a ser vagabunda.
Solía golpearlas hasta que me ardían los nudillos.
Fíjate ahora en las vistas
Que me permiten estos barrotes lisos
La paloma blanca emerge del suelo
Para emprender el vuelo
Nadie la detiene, y pasa de largo.
Los ruidos nocturnos llegan a mi ventana
procedentes de unas calles viejas y laberínticas.
El aullido lastimoso de un perro se pierde en la negrura del abismo
...y llega a mi ventana para devolverme a la realidad.
Lejos están los días de sosiego
Cuando camino por las calles soleadas de la urbe pisando la senda escondida de la sombra.
Mis pies rozan el suelo con silencio y cautela
como si quisiera olvidar mi paso por la ciudad desquiciada...
La presencia en el mundo es ahora algo abstracto, oblicuo.

Aunque las sombras de los vencedores
Siempre permanecen en los recuerdos de los vencidos
¿Pueden los vencidos gozar de la dulce venganza?
Dicen que están condenados al eterno frío,
A contemplar la humanidad desde la soledad del monte y observar su reflejo en el hielo, evocando el perdido sentimiento de estar vivo.


dimarts, 18 d’octubre de 2011

WINE AND ROSES ON A BLUE VALENTINES DAY.

"Recoged las rosas mientras podáis. Largos son los días de vino y rosas...de un nebuloso sueño, surge nuestro sendero...y se pierde en otro sueño."

El humo sinuoso y cargado de aromas sugerentes se posa entre mis dedos durante unos instantes, casi palpable pero tan frágil, ensalza la vida, embelleciendo los momentos de soledad de cada atardecer rojo que paso en otra dimensión.

Mientras, un Dios antiguo mira su creación desde algún lugar etéreo sintiendo escalofríos, se da cuenta del problema sin solución que ha causado y huye. Definitivamente no estamos hechos a su imagen y semejanza.

El mundo ha enloquecido del todo, y va dando tumbos por el Universo sin rumbo alguno...Y, en este abismo caótico y oscuro, dime tú dónde estás...Si te perdiste en la niebla aquél invierno fatal...y me dejaste susurrando sandeces contra el cristal...
Me olvidé de que unas personas emigran como las aves para empezar otro ciclo
Y otras, más desafortunadas, no pueden abrir las alas y volar.

Cuesta tanto olvidar...y despegarse de los recuerdos que apaciguan el alma
Cuando la existencia es pobre y carece de motivo
Y es tan fácil rebuscar
En el cajón de aquellos días
Donde, como en un sueño del que nunca despierto
Puedo navegar por los océanos del tiempo
Y revivir cerrando los ojos
Los momentos que ahora sólo son despojos
De aquél corto período de dicha.

Sigo buscando una mirada de acero
Que encaje como un guante
En mis ojos, ahora siempre rojos,
Que una vez brillaron por la vida.

El sol baña las calles
Y el aire mueve las hojas de las plantas
Hay ahí fuera un sinfín de almas andantes
Que aprovechan las últimas horas de la tarde

Y yo no puedo hacer más que buscar aquél reflejo calmante
Y caer cada vez que me doy cuenta de que no existe
Todo queda reflejado en la sonrisa horrorosa
Que encierra un dolor perpetuado,
Una huella imborrable que no quiso desaparecer,
una herida que no quiso cicatrizar
Porque quizá se abrirá de nuevo
Y en cualquier momento volverá a doler...

"Aunque mis ojos ya no puedan ver ese puro destello que me deslumbraba. Aunque ya nada pueda devolverme las horas de esplendor en la hierba, de gloria en las flores, no debemos afligirnos, pues siempre, la belleza subsiste en el recuerdo".