dissabte, 26 d’abril de 2014

La pesadez de verse desplazado La sensación de llevar una piedra en el estómago que no permite la incorporación a la vida mundana. Más en sueños yo vi la guadaña diseccionando capas de piel como quien deshoja una rosa y también pude ver una mano diminuta hurgando en el blanco vientre Y esos dedos tan lisos sin una sola marca, sin mancha ni desgarro sacan de mis entrañas un torrente de mariposas.