dijous, 28 de gener de 2010

TP

Cómo cambian las cosas cuando dejamos que el tiempo cure las heridas. Ya no entiendo el amor. Ya no lo siento. Incluso me parece extraño haber sentido algo parecido dentro de mí hace tan poco tiempo. De golpe, ya no sufro, ni te extraño. Quedas en mi recuerdo, como una mancha de tinta que no se puede quitar. De todos modos estoy orgullosa porque luché. Luché por olvidarte. Dejé pasar el tiempo, aunque dolió lo suficiente como para comprender que no quiero pasar esto nunca más. Luché por una causa perdida, mis ganas de seguir adelante. Luché...aunque tu recuerdo calmaba muchas de mis noches. Me aferraba a él, soñaba que caminaba océanos de tiempo para encontrarte. Pero se acabó. Tu recuerdo, persistente e inquietante, se desgarró finalmente de su interior. Fue la metamorfosis que hacía tanto tiempo que esperaba...El tiempo te convirtió en ceniza. ¿Sabes? Tengo que ser valiente. Alzar mi cabeza. Caminar los senderos de mi destino sin prisa, dejando pasar los días... Ahora hay algo nuevo dentro de mí que no quiere escapar. Vivo bajo la influencia de una estrella que lleva un bonito nombre...un nombre que me obsesiona, y retumba en mi cabeza cuando los ojos se cierran. Ahora veo la luna llena desde mi tejado y un aullido resuena en mi interior, pero no es nada malo, al contrario, la nube que tapaba el cielo disipó y por fín pude ver que no estoy sola, allí arriba, en el cielo hay un espíritu encerrado en una estrella blanca que me observa y emite un brillo metálico, espectral, no obstante hermoso. Cada día que pasa, al levantarme, me siento más segura, pues la estrella de bonito nombre me protege. Y cuando me miro al espejo veo su brillo en mis ojos verdes. Entonces, cuando emprendo mi rutina diaria, un nuevo sentimiento me posee. Estoy cambiando. No sé qué me pasa, pero me gusta. Me siento....¿Cómo explicártelo? Más pura, más...valiente. A veces, mi yo salvaje característica resurge, pero al mismo tiempo puedo estar mostrando otro yo indiferente e irónica. Ya no te necesito, y esta vez estoy en lo cierto. Lo intuyo. Ahora hay cosas más importantes para mí. Mi mundo ya no gira entorno a una única persona exterior....Ahora mi mundo gira entorno a mí misma y a mi estrella, mi guía, un espíritu que alguna vez fue libre pero desafortunado...valiente aunque taciturno. Debo suponer, o talvez sacar la conclusión de que la magia SÍ existe. No de la forma en que ha sido presentada. Yo creo que la magia sólo existe dentro de uno mismo. La magia de la mente es la culpable de estos cambios tan extraños que acontecen en mi interior. No son cambios materiales, cambios que pueda llevar a cabo. Son cambios que suceden dentro de mí y cambian mi forma de ver las cosas....y tengo la impresión de que he llegado al fín de una etapa. He roto con mi pasado automáticamente, sin darme cuenta. Antes simplemente quería deshacerme de los malos momentos, ahora ya sé que no me pueden perjudicar más. Soy libre de mis recuerdos, al fin.... Y simplemente soy feliz mirando al cielo en la noche oscura, tragando humo y sintiendo el escalofrío agradable que me fortalece y me reconforta cuando miro hacia arriba y veo la luz que vela por mí.