dimarts, 11 d’abril de 2017

Hoy la luna escamó mi presencia en este mundo Ceñida prenda de terciopelo azulado Que tinta lágrimas de argento en la pálida porcelana. De la ansiedad del asfalto emerge un lamento Maullido seco y hostil en el viento Sudor y sangre escarlata Surcando ríos de bandas sonoras Y baches y dunas de grisaceo pavimento. Contraste de frágiles amapolas y rudos cardos malva en las recurvadas cunetas Desazón brotando en un pecho revuelto, En mi corazón abierto. Y la luna tan sincera acariciando mis metas Mi causa y mi recaída Espacio de rabia y duda. Despacio en el destino de un alma quemada Por las partes más hermosas del infierno y del misterio De las ráfagas nubladas del tiempo Que se sucede en su caudal cienagoso Pero tan verdadero como que mis pies Rozando tierra andan sin marcar sus huellas.