diumenge, 31 de juliol de 2016

-

13 de enero de 1970. Los astros danzaron en clave un ancestral rito de cuna el salitre y el viento del norte forjaron las condiciones. El susurrante lamento de la rítmica del oleaje concentraba el unguento del fatuo destino en un vientre contorsionado por el dolor surgió un cristal de diamante en pedazos rotos. La fragilidad del bello colibrí y la voraz hambruna del halcón impregnaron la noche y aquél día que lejano resuena ya en las cuerdas del tiempo... Un coloso desencajado un arcángel del infierno o un mártir conocedor del filo del destello y las angostas y oscuras cimas que aguardan al viajante viajante de la cuna a la tumba del apocalíptico caos del suelo al hangar del alma en el blanco cielo cuando en sus ascensos al Olimpo regido por los latidos de sus venas fijaba su mirada en un punto muerto poseído por mitos y leyendas creía eterno aquél momento de saciedad de dudas y desvelada fatiga sin apenas volver la cabeza el espectro de sí mismo volando nunca había retorno si domabas la tormenta. De piratas y leyendas...